viernes, 11 de diciembre de 2015

Parque Natural Chicaque

El Parque Natural Chicaque, miembro de la Unidad de Reservas Nacionales, se compone principalmente de un magnífico bosque de niebla localizado a tan sólo 30 minutos de Bogotá, Colombia.
El incomparable paisaje y las actividades como senderismo, cabalgatas, alojamiento en hotel, cabañas, nidos (casas en árboles), dos zonas de camping, restaurantes, recreación, caminatas, hacen de Chicaque el lugar ideal para turismo ecológico (ecoturismo), actividades de educación medio ambiental y mucho más.




¿CÓMO LLEGAR?
Chicaque está ubicado en el Municipio de San Antonio del Tequendama, a tan sólo 30 minutos de Bogotá. Se puede llegar por carretera en buenas condiciones, utilizando transporte particular o colectivo, desde los municipios de Soacha, al sur de Bogotá, o desde el municipio de Mosquera, ol occidente de la capital.

ALOJAMIENTO
Como lugar de integración para todas las personas, se ofrecen varias opciones de alojamiento, desde zonas de camping, un hostal de montaña, confortables cabañas y espectaculares Nidos (casas en los árboles)




AVENTURA

La TIROLESA es un cable que recorre una distancia de 340 metros,  permitirá volar sobre el bosque a una altura máxima de 100 metros, alcanzando velocidades de hasta 70 kms por hora, observando una hermosa vista del dosel del bosque y el panorama del valle del Magdalena.


Para el ARBORISMO en la copa de un roble de cientos de años se encuentra ubicada la plataforma de Roble Grande. Deberás ascender 25 metros, ya sea por una escalera o escalando por medio de una cuerda.
Descansa un rato en la plataforma mientras disfrutas del extraordinario privilegio de estar dentro del dosel del bosque junto a todo tipo de aves.
Los más aventureros pueden descender en rappel, pero también existe la posibilidad de descender por la escalera. En esta plataforma es posible pasar la noche. 


¿Por qué no se permiten mascotas?
Por alexandra en September 16, 2015
Esta es una pregunta que recibimos con muchísima frecuencia, y por lo general la respuesta que damos genera indignación entre los amantes de los perros.
Aunque amamos los animales y estamos totalmente de acuerdo en decir que el perro es el mejor amigo del hombre, lastimosamente este amigo no puede ingresar a la reserva. Las razones son varias.
Hay razones que a muchas personas podrán parecerles que son de poca trascendencia, como por ejemplo el que los perros defequen en los senderos.  Sabemos que hay personas muy responsables en este aspecto, que siempre son juiciosos a la hora de limpiar tras su mascota, sin embargo esto no es cierto en todos los casos. Más allá de lo molesto que puede ser para un caminante pisar heces de perro, está el serio problema de que en las heces de los perros puede haber parásitos y patógenos que pueden resultar letales para las especies nativas del bosque.
Una segunda razón es que hay razas de perros que son cazadoras por naturaleza y representan un riesgo para las especies de la fauna del bosque. Esto podría evitarse si la gente llevara a su mascota con su collar en todo momento, pero en el pasado, cuando se permitía el ingreso de perros, nos dimos cuenta que esto sencillamente no se cumplía. Muchas personas liberaban a sus perros cuando pensaban que estaban en un lugar en el que nadie se daría cuenta. Éstas se salían de los senderos, defecaban sin que nadie se preocupara por recoger, perseguían pequeños animales y en ocasiones tenían éxito atrapándolos.
En tercer lugar, y retomando el tema de transmisión de enfermedades, hace unos años empezaron a aparecer numerosos cadáveres de osos perezosos. La situación era tan preocupante que se llegaron a realizar varias autopsias para encontrar la causa de la mortandad. Nos sorprendimos mucho cuando nos llegó el informe en el que se determinó que la causa de muerte en todos los casos, era sarna canina. Al parecer, un perro contagiado de sarna se refregó contra un el tronco de un árbol por el cual un perezoso descendió, resultando contagiado. En el transcurso de dos años se encontraron más de 40 cadáveres de perezosos.
Por mucho que queramos a nuestros perritos, lo cierto es que no forman parte del ecosistema del bosque de niebla. Resultaría sencillo evitar que estos problemas ocurrieran, si todas las personas practicaran la tenencia responsable de sus mascotas.  Tristemente la realidad es que esto no es siempre así y vale la pena decir que una razón más por la que no se permite el ingreso de mascotas al parque, se debe a que en más de una ocasión, personas sin corazón abandonaron a sus perros en el parque.
Por estas razones, en Chicaque y en todas las áreas protegidas, se prohíbe el ingreso de mascotas.
LAS COMUNIDADES INDÍGENAS DE LOS PARQUES NACIONALES
Relacionamiento de la Unidad de Parques Nacionales Naturales con los Pueblos Indígenas

La política de "Participación Social en la Conservación" del Sistema de Parques Nacionales Naturales de Colombia, entiende la conservación como tarea de manejo y regulación antes que de aislamiento de áreas protegidas, apartándose de modelos tradicionales enmarcados bajo estrategias de control y coerción, buscando equilibrio entre conservación y equidad social.  En el marco de esta política, en áreas traslapadas con Resguardos Indígenas, se promueve la construcción de una propuesta alternativa de conservación: El Régimen Especial de Manejo (REM), fundamentado en la conservación del área protegida, la supervivencia étnica y cultural; basándose en principios enmarcados en transparencia, concertación, coordinación, armonía, sinergia y respeto a la autonomía indígena, en el marco de la constitución y de la ley.


  Objetivos del  Régimen Especial de Manejo

  • Consolidar el  territorio para garantizar la conservación bíofísica y cultural de las áreas traslapadas.
  • Construir modelos de gobernanza que garanticen el fortalecimiento del gobierno propio indígena,  el cumplimiento de la misión institucional y  las funciones y competencias de la autoridad ambiental.
  • Contribuir a la recuperación y fortalecimiento cultural de las comunidades indígenas.


El REM como estrategia de planeación conjunta, determina para cada caso las instancias de toma de decisiones y las acciones que se desarrollan de manera complementaria sin que esto implique la delegación de funciones que por ley le competen a cada una de las partes y que sean indelegables. La autoridad ambiental de Parques Nacionales y la autoridad pública indígena de los Resguardos tienen obligaciones y competencias diferentes y complementarias. Sin embargo, para el área traslapada las dos partes acuerdan mecanismos de coordinación para hacer efectivas las reglas establecidas en el REM y los planes necesarios para hacerlas aplicables y eficaces.

El cumplimiento de la misión de Parques Nacionales Naturales en áreas traslapadas significa hacer un ejercicio de gobernabilidad en función de la diversidad cultural y biológica de importancia nacional. La misión institucional debe ser vista en un escenario de concertación con diferentes grupos indígenas, con el propósito de generar estrategias de gestión y para garantizar el estado de los objetos valores de conservación contenidos en el área, de una manera integral articulando acciones con todos los actores sociales.



Fuentes :

No hay comentarios:

Publicar un comentario